aceptar

Esta tienda utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar su experiencia en nuestros sitios.

  • -8,05 €

El Rey En El Norte

80,00 €
71,95 € Ahorre 8,05 €
Impuestos incluidos

Nº de jugadores: 2

Desde: 14 años

Duración: 150 - 260 minutos

Idioma: Castellano

Cantidad
En stock. Recíbelo en 24/48 horas

>Gana 7 puntos/1,40 € Gana 7 puntos/1,40 € (Cada 10,00 € gastado = 1 punto, 1 punto = 0,20 € de descuento)
Tu carrito tendrá 7 puntos que podrán ser convertidos en un cupón de 1,40 €.

El Rey en el Norte es un juego para 2 jugadores que representa la primera Guerra Civil, llamada Guerra Carlista, que tuvo lugar entre 1833 y 1839, entre los Carlistas, partidarios del Infante Carlos María Isidro de Borbón y de un régimen absolutista, y los Isabelinos, defensores de Isabel II y de la regente María Cristina de Borbón, cuyo gobierno fue en los orígenes absolutista moderado y acabó convirtiéndose en liberal para obtener mayor apoyo popular. Aunque la guerra se desarrolló en varias regiones de España (País Vasco, Navarra, Cataluña, Aragón y Valencia), en este juego sólo se representa la que tuvo lugar en el Norte. Un jugador llevará el bando Isabelino formado por cinco facciones: Guardia Real, Ejercito Regular, Milicias, Chapelgorris y Legión Extranjera. El otro jugador llevará el bando Carlista formado a su vez por cinco facciones: Álava, Castilla, Guipúzcoa, Navarra y Vizcaya.

Se trata de un juego de guerra de bloques con cartas para cada facción y que se juega en un precioso tablero montado. Con mecanismos similares al famoso juego Sekigahara o Granada, aquellos que conozcan o hayan jugado a estos juegos, les será muy fácil asimilar las reglas y empezar a jugar cómodamente en poco tiempo. Los bloques de cada jugador solo estarán visibles para si mismo, hasta que se producen las batallas. Esto genera un efecto "niebla de guerra" muy interesante. No solo tendrás que tener una buena selección de bloques antes de entrar en combate, sino que también es muy importante ser capaz de desplegarlos. De nada sirve un ejército enorme si no tienes la capacidad de desplegarlo en el combate. Estas dos dinámicas crean un efecto de caos controlable que favorece mucho la estrategia y el faroleo.

Cada jugador tiene un mazo de cartas y son vitales para el movimiento y el combate, así como para ganar la iniciativa. La doble niebla de guerra, creada por los bloques ocultos y las cartas en mano, hace que cada turno sea muy tenso y crea situaciones emocionantes. Nunca podrás estar del todo seguro de si ese apilamiento de bloques que espera en una localidad será débil o poderoso, o si tu rival será capaz de maximizar el despliegue de sus unidades para lograr frenar tu avance.

Hay que añadir que incluye muchas novedades y cambios en reglas y mecánicas que lo hacen un paso más complejo en dificultad para adaptarlo bien a la nueva temática, pero por otro lado, da mayor tensión y emoción a las partidas, con importantes decisiones a tomar en cada turno. Hará las delicias de los amantes de la estrategia.

Si ya conoces otros juegos similares y este tipo de mecánicas, encontrarás diferencias notables en El Rey en el Norte:

1. El mapa tiene más ciudades y una mayor red de carreteras, con 3 tipos de vías: caminos reales, caminos secundarios y senderos (estos últimos especialmente útiles para los Carlistas y su guerra de guerrillas).

2. El factor naval: los liberales tienen bloques de flotas (anglo-españolas).

3. Hay facciones, 5 por bando, más líderes, y hay más bloques de tropas especiales (carabineros, aduaneros, partidas, guerrillas, tropas de élite como húsares, requetés). También hay bloques para infantería, caballería y artillería.

4. Los asedios son más duros, por lo que el uso de la artillería se hace casi imprescindible.

5. Hay ciudades, ciudades fortificadas y pueblos con casas fortificadas. Éstas añaden un elemento defensivo muy importante y proporcionan resultados inesperados a los avances enemigos. También dan puntos de victoria.

6. Hay cartas especiales y cartas de evento en cada mazo que proporcionan beneficios a ambos jugadores.

7. Las cartas de lealtad en Sekigahara y El Rey en el Norte no funcionan de la misma manera. ¡Las tropas no leales se convierten en desertores y huyen de las batallas !

8. Si el jugador liberal captura el bloque de Don Carlos (Carlos V) hay una Victoria inmediata. ¡Protégelo a toda costa!

9. La tabla de limitaciones de movimiento por número de bloques en los apilamientos es diferente. Más simple y fácil de manejar.

10. También hay posibilidades de retiradas en ciertos casos.

11. El sistema de puntuación es totalmente diferente, y existen condiciones de victoria inmediatas para cada bando.

Contenido

● 1 Tablero de juego de 86*60cm doble cara

● 4 Hojas con pegatinas para bloques, barriles, marcadores y discos

● 165 bloques de madera

● 154 cartas (Táctica y Estrategia)

● 9 barriles de madera

● 3 discos de madera

● 5 marcadores de madera

● 20 cubos pequeños de madera

● 2 bolsas de tela serigrafiadas

● 1 hoja de control

● 2 hojas de ayuda

● 1 reglamento

● 1 libro de juego

 

(aquellos componentes dependientes del idioma se incluyen por duplicado, tales como los manuales, hojas de ayuda, cartas con texto etc.)

 

Página del Juego en la BGG

ReyNor01